BACTERIAS EXTREMÓFILAS: LAS NUEVAS DEVORADORAS DE PETRÓLEO

En la Unidad de Investigación y Desarrollo en Alimentos (Unida) del Instituto Tecnológico de Veracruz, desarrollan una línea de investigación basada en el aislamiento de bacterias de medios ambientes extremos, cuyas propiedades pueden ser utilizadas potencialmente como una técnica biotecnológica para la recuperación mejorada de petróleo.

Este proyecto corre a cargo de la doctora en biología celular Rosa María Oliart Ross, quien es especialista en caracterización y análisis biotecnológico de microorganismos extremófilos y sus enzimas, además de la obtención de lipasas termófilas para aplicación en el sector industrial y elaboración de alimentos.

La recuperación mejorada microbiana es una técnica biológica que se distingue por la alteración de la función y estructura de organismos microbianos en los yacimientos de petróleo. El propósito de este procedimiento es incrementar la recuperación del petróleo atrapado en el medio poroso y así aumentar los beneficios económicos. El crecimiento de bacterias y sus enzimas sobre la superficie de las rocas del yacimiento promueve la fluidez del hidrocarburo, ya sea directamente por desplazamiento físico o indirectamente mediante la producción de metabolitos gaseosos o surfactantes.

El objetivo potencial para la recuperación mejorada de petróleo es aumentar las reservas y producir una mayor cantidad de crudo a diferencia de los métodos convencionales, los cuales hacen uso de sustancias tóxicas y dañinas al medio ambiente. Los cultivos microbianos son una excelente opción para ser implementados como un método de recuperación, debido a su capacidad de sintetizar una gran variedad de productos bioquímicos, siempre y cuando se les provea con los nutrientes esenciales y debidas condiciones ambientales.

Los beneficios, de acuerdo con la doctora, miembro nivel II del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), estas bacterias extremófilas pueden ser colocadas en los yacimientos petroleros, mediante inyecciones por inóculo bacteriano; sin embargo, hasta ahora sólo se han hecho pruebas a nivel laboratorio, las cuales han resultado exitosas, ya que no se cuenta con la inversión necesaria para aplicar directamente en campo esta técnica biológica; en pozos mexicanos. No obstante, son varias las empresas extranjeras que, en colaboración con la comunidad científica, apuestan por este procedimiento que podría aumentar la producción en el futuro y bajar sus costos.


Doctora Rosa María Oliart Ros.

“La aplicación de bacterias como un método de recuperación es una buena alternativa debido a la capacidad de los microorganismos de generar diferentes productos y combinarlos, generando así un incremento en la recuperación de los hidrocarburos en medios porosos”.

Los beneficios de la innovación son posibles cuando en su implementación recurren a expertos con productos que le respalden, con la experiencia que sólo tiene.

Protegemos a los equipos y a las personas

Los gabinetes de le protegen en ubicaciones peligrosas, equipos expuestos a agentes químicos, corrosivos, niebla salina, calor extremo, frío glacial, lluvias torrenciales. Tanto en interiores como en exteriores, bajo el constante bombardeo de agentes corrosivos, ningún otro gabinete lo protege mejor que .

Para más información acércate a nosotros y pregunta por las soluciones que requieres, seguro podremos apoyarte en cada reto que se presente en tus aplicaciones.



Contacto:

Contacto.Pentair@pentair.com

Tel. 52801449 ext. 239

www.pentairprotect-latam.com  /  www.pentairprotect.com

Fuente:
http://conacytprensa.mx/index.php/tecnologia/biotecnologia/16051-la-bacteria-que-come-plastico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *