¿CÓMO AFECTA LA TEMPERATURA A LOS EQUIPOS ELÉCTRICOS Y ELECTRÓNICOS?

EQUIPO DE CENTROS DE DATOS

Para alcanzar la capacidad máxima de la red de sistemas, el equipo debe mantenerse por debajo de cierto rango de temperatura –un requerimiento cada vez más difícil de lograr. Los equipos han incrementado la exigencia de energía para procesar los datos, producto del aumento en la necesidad de información, lo que da como resultado un incremento importante en la densidad de los procesadores junto con la escalada de calor correspondiente. Las altas temperaturas provocan fallas en los equipos impactando con altos costos derivados de las caídas del sistema, lo que hace más importante que nunca contar con equipos de climatización eficientes. Como toda la electricidad que utilizan los procesadores se convierte en calor –que debe ser eliminado vía aire (convección)– el centro de datos en donde se aloja el equipo requiere proveer aire frío al sistema y reciclar las emanaciones producidas por el calor, intercambio que de realizarse en forma adecuada proporciona seguridad a la operación de los sistemas.

El equipo del centro de datos sigue las leyes de Moore en varios aspectos. En la medida en la que la densidad del transistor aumenta o la cantidad de procesamiento de datos se eleva, la energía y el calor producidos también se incrementan. Los dispositivos eléctricos y electrónicos cada vez son más pequeños en tamaño, pero trabajan con un mayor desempeño y, por consiguiente, aumenta el consumo de energía junto con la generación de calor en el espacio de alojamiento. La relación entre energía y calor es directamente proporcional. La electricidad que entra al equipo de sistemas es equivalente a la cantidad de calor que se produce: los watts suministrados (electricidad) son iguales a los watts generados (calor).

Toda la energía que entra al equipo se convierte en calor, a excepción de una pequeña fracción: el 1% de la energía total es consumida por señales digitales de salida.

LAS TEMPERATURAS SOSTENIDAS POR ARRIBA DE LOS 34˚C REDUCEN LA VIDA ÚTIL DE LOS EQUIPOS ELECTRÓNICOS

Para prevenir fallas en los sistemas, la temperatura a la que operan debe ser menor a los 35˚C-38˚C, con una temperatura de entrada aún más baja (27˚C-29˚C). Cuando la temperatura rebasa estos rangos, el equipo se sobrecalienta y la protección térmica interna se activa. La temperatura disminuye al reducir los procesos o definitivamente al apagar el equipo para evitar un daño severo. Altas temperaturas de menor intensidad, pero constantes, también son costosas, reduciendo la confiabilidad y vida útil del equipo.

El suministro de energía, la climatización y el flujo adecuado de aire deben operar eficazmente para mantener en óptima condición los equipos de sistemas que proveen comunicación, acceso y procesamiento de datos.

PROTECCIÓN PROBADA EN CAMPO

Proteja su equipo del daño producido por el calor con los productos de climatización, calefacción y control de clima con certificación UL® para obtener una operación confiable del equipo y prolongar la vida de los componentes protegidos.

Si estás interesado en saber más acerca de nuestras soluciones en climatización, escríbenos o comunícate con nosotros, somos expertos en aplicaciones industriales.


Pentair Equipment Protection
Hoffman Enclosures México

Arquímedes 33-piso 1
Polanco, México D.F. C.P 11560
Office +52 (55).5280.1449  Ext. 239

contacto.pentair@pentair.com

www.pentairprotect-latam.com  /  www.pentairprotect.com /
www.landing.pentairprotect-latam.com/proline_form/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *