Protección

La industria láctea, dedicada a la producción de leche y a la elaboración de quesos, yogures y mantequillas entre otros productos, genera una gran cantidad de agua residual. Actualmente, en la producción de leche, la generación de aguas residuales se estima de promedio entre 1 y 2 litros por litro de leche producida. Las aguas residuales se generan por fugas y derrames de materias primas, en las limpiezas de los equipos de proceso (tanques, pasteurizadores, tinas de cuajo, etc.), en el lavado de superficies (suelos y paredes) y en el vertido de las salmueras agotadas.

El tratamiento del resto de las aguas residuales producidas en la industria láctea se puede abordar desde diferentes estrategias: un tratamiento convencional, un proceso más novedoso o un tratamiento de última generación. Leer Artículo Completo

El Centro Tecnológico Aiju, situado en Alicante, coordina un proyecto que desarrolla una tecnología ecosostenible que permite valorizar residuos metálicos no férreos procedentes de procesos industriales dedicados a la fabricación de vehículos en miniatura de imitación, herraje y/o pasamanería, y los transforma en óxido de zinc (ZnO).

El proyecto Greenzo ha permitido obtener el óxido de zinc, a partir de residuos procedentes de la inyección de zámak, una aleación metálica no férrea, con elevado contenido en zinc en su composición.

El óxido de zinc obtenido mejora las propiedades respecto a los óxidos comerciales, ya que ha demostrado su elevada área superficial, cuatro veces superior, y un tamaño de partícula entre 2 y 3 veces inferior. Además, ha logrado catalizadores de reformado de etanol con alta actividad, incluso a bajas temperaturas (250 °C). Aiju, así mismo ha llevado a cabo, dentro de este proyecto, el diseño, desarrollo y puesta a punto de la planta piloto preindustrial.

Leer Artículo Completo