UL 50

Si bien las tres normas definen la protección contra el ingreso, sólo las normas NEMA 250 y UL 50, 50E definen los requisitos mínimos del diseño de gabinetes.

NEMA y UL definen los requisitos para:

  • Fortaleza
    • – Impacto mecánico en las paredes del gabinete
    • – Requisitos de espesor de la capa de metal
  • Sellado
    • – Envejecimiento de juntas
    • – Resistencia al aceite
  • Material/Acabado
  • Requisitos de cierre de la puerta y de la cubierta
  • Inflamabilidad
  • Ventilación
  • Montaje
  • Térmico
  • Unión/Conexión a tierra

Leer Artículo Completo

Para estandarizar el rendimiento de los gabinetes, las organizaciones que incluyen al IEC, NEMA y UL ofrecen sistemas de calificación para identificar la capacidad de un gabinete, para resistir influencias ambientales, desde líquidos que gotean hasta la infiltración de polvo y la inmersión completa. El objetivo de la calificación de las tres organizaciones es ayudar a los usuarios finales a hacer una selección apropiada, informada, de los gabinetes que cumplan con las exigencias específicas de su aplicación.

Se califica los gabinetes eléctricos por Tipo (NEMA y UL) y/o calificación IP (IEC) de acuerdo al grado de protección proporcionado. Las calificaciones de Tipo e IP cubren:

  • El grado de protección humana contra componentes peligrosos adentro del gabinete
  • El grado de protección para el equipo adentro del gabinete contra el ingreso de cuerpos extraños sólidos incluido el polvo
  • El grado de protección para el equipo adentro del gabinete contra el ingreso de agua

Leer Artículo Completo

NORMAS GLOBALES PARA GABINETES EN LA INDUSTRIA ELÉCTRICA

Las normas industriales de los gabinetes eléctricos existen para promover la seguridad, alentar la eficiencia en el diseño y definir los niveles mínimos de rendimiento del producto. Por este motivo, en las industrias eléctricas de Europa y Norteamérica se hacen cumplir varias normas. En el mercado mundial, es posible que se sigan estas y otras normas o que no se tengan en absoluto, lo que puede conducir a amplias variaciones en el rendimiento y el precio de los productos. En muchos casos, el cliente final no sabe de las normas o no las entiende claramente, por lo tanto, no insiste en que sus proveedores le proporcionen productos que cumplan con ellas. El enfoque exclusivo en precios bajos sin entender por completo ni exigir normas industriales puede verse como un costo inicial bajo del producto, pero podría finalmente conducir a altos costos de mantenimiento, en la falla del producto y en el peor de los casos se derivan en problemas de seguridad para los trabajadores.

Leer Artículo Completo